bridgestone

BRIDGESTONE REVOLUCIONA EL MERCADO CON SUS NUEVOS NEUMÁTICOS DRIVEGUARD

Sabemos que al conducir los pinchazos nunca llegan en el mejor momento. Puede resultar peligroso, tanto para nosotros mismos como para el resto de vehículos, parar el coche en el arcén de una carretera y ponerse a cambiar la rueda pinchada por la de repuesto. Y ni que decir tiene lo expuestos que podemos llegar a estar si nos ocurre de noche o en una autopista en hora punta.

Gracias a la nueva innovación de Bridgestone este tipo de problemas pueden llegar a su fin. Sus nuevos neumáticos DriveGuard permiten mantener el control del vehículo y seguir conduciendo de forma segura hasta 80 km a una velocidad máxima de 80km/h desde el pinchazo de la rueda.

Con este neumático podrás alcanzar un lugar seguro donde poder comprobar el estado de la rueda y si es necesario cambiarla. A continuación te explicamos en que consiste esta tecnología que acabará con los cambios de ruedas en las cunetas de nuestras carreteras.

Ventajas y tecnología

Una de las principales novedades que presentan los nuevos Bridgestone es la presencia de refuerzos en los costados del neumático. Cuando un DriveGuard sufre un pinchazo va perdiendo aire presurizado de su interior pero los refuerzos que incorpora lateralmente siguen soportando la carga del vehículo. También incorporan una innovadora tecnología patentada denominada Cooling Fin, que tiene como objetivo la redistribución del calor y minimizando el desgaste del neumático tras el pinchazo.

Además, los neumáticos Bridgestone DriveGuard tienen una adherencia máxima en mojado, calificada como clase A, según el  Reglamento de etiquetado de neumáticos de la UE, además de unas cortas distancias de frenado.

Aclaramos que para montar estos nuevos neumáticos en nuestro coche tenemos que tener instalado el sistema TPMS. Pero, ¿qué es exactamente el TPMS? Es un dispositivo que controla electrónicamente la presión interior de los neumáticos. Este sistema detecta el pinchazo y cuando el aire de la rueda desciende por debajo del nivel de referencia transmite al conductor la señal en el cuadro de mandos. Por tanto, es indispensable disponer de un sistema TPMS para poder usar los DriveGuard de Dridgestone.

Si quieres equipar tu vehículo con los nuevos neumáticos DriveGuard debes informarte si tu vehículo lleva instalado el TPMS, si no es así, puedes incorporarlo eligiendo entre una gran variedad en el mercado postventa.

Recomendaciones de uso y montaje

Si al ir conduciendo se enciende el testigo del sistema TPMS significa que la presión interior de los neumáticos está bajando por lo que debemos, en primer lugar, reducir la velocidad de forma segura y no superar los 80 km/h. A partir de ese momento deberá conducir con precaución hasta llegar a un lugar seguro donde poder comprobar el neumático.

Si hay vibraciones extrañas y cada vez es más complicado conducir, lo mejor es detener el vehículo dejando de acelerar y reduciendo progresivamente la velocidad, sin pisar bruscamente el freno.

Hay que tener en cuenta que la velocidad del vehículo así como la carga del mismo, el tipo de conducción, la temperatura y el nivel del pinchazo son factores que influyen directamente en el comportamiento del neumático.

Los neumáticos DriveGuard siguen las mismas directrices de montaje y funcionamiento que cualquier otro neumático en cuanto a tamaño, capacidad de carga, presión de inflado, mantenimiento, profundidad mínima de la banda de rodadura o rotación de neumático.

La gama de Bridgestone abarca tamaños de llanta de 15” a 18” e índices de velocidad H, V, W e Y. Actualmente este tipo de neumáticos solo está disponible para turismos, no siendo posible montarlos en vehículos utilitarios deportivos (SUV), furgones, furgonetas ni crossovers de gran tamaño.  Además, como mencionamos anteriormente, si un vehículo no lleva instalado el sistema TPMS tampoco podrá llevar los DriveGuard.

En un futuro cercano, Bridgestone ampliará la gama de neumáticos para llegar al máximo posible de vehículos.

Escribir comentario

Programación web: ticmedia.es