gasolinera_01

PROBLEMAS SI NOS EQUIVOCAMOS DE COMBUSTIBLE AL REPOSTAR

Ir con prisa, repostar en una gasolinera en la que nunca habíamos parado o hacerlo cuando alquilamos un coche durante nuestras vacaciones pueden ser algunas de las situaciones donde nos podremos encontrar con un serio problema: equivocarnos de combustible.

Lo calificamos como serio porque si echamos en nuestro vehículo un tipo de carburante erróneo y arrancamos el motor sin darnos cuenta de la equivocación, tendremos graves problemas mecánicos.

Será un problema menos preocupante si nos damos cuenta del error antes de encender el motor porque el combustible no entrará en el mecanismo interno del vehículo y esto hará que nos ahorraremos mucho dinero en reparaciones. Esta situación no nos acarrearía más problemas si llamamos a algún trabajador de la gasolinera o en su defecto a nuestro seguro para que extraigan el combustible con una bomba.

Sabemos que cada vez es más difícil equivocarse de combustible a la hora de repostar. Las gasolineras diferencian bien los tipos de carburante con colores y grandes carteles que suelen ser verde para la gasolina y negro para las mangueras diésel.

Además, en muchas de ellas incluso los surtidores están distribuidos y separados por la estación de servicio según el tipo combustible. Otro aspecto que dificulta la equivocación es el cambio de grosor en las mangueras que se implantó hace varios años. La boca de salida de la manguera de gasóleo es más gruesa que la de la de gasolina, por lo que es casi imposible repostar con combustible diésel un coche que va a gasolina sin darnos cuenta.

Aun así todavía nos podemos equivocarnos pero, ¿sabemos realmente las consecuencias de este error?

Problemas derivados de la equivocación al repostar

Como hablamos líneas atrás, las consecuencias si no arrancamos el motor no son muy graves, no así si emprendemos la marcha con un combustible erróneo en nuestro depósito porque a los pocos metros ya vamos a notar que algo no marcha bien.

Tirones durante la marcha junto con un sospechoso humo blanco saliendo por el tubo de escape serán aspectos previos a la detención total del motor. En ese momento ya tendremos un grave problema mecánico. Lo primero que debes de hacer es llamar al seguro y explicarles qué ha pasado. Ellos te llevarán el coche con una grúa a un taller y allí se encargarán de reparártelo vaciando el depósito y limpiando pieza por pieza todo el conducto de circulación del carburante.

También tendrán que ser cambiados elementos internos como filtros de combustible y las bujías, además si el problema es más grave también tendrán que reemplazarse partes más delicadas como inyectores, catalizador y posiblemente la comba de combustible.

Ir con poca combustible: otra conducta problemática

Conducir con poco nivel de carburante puede acarrearnos problemas a largo plazo como daños en la bomba de gasolina y en los filtros.

A menos combustible más aire inyecta la bomba lo que produce calor y afecta a su vida útil. Otro punto en contra de esta conducta es que los posos del tanque se unen al polvo y bloquearán con más facilidad los filtros.

Por no decir que podemos gastar toda la gasolina del tanque y quedarnos parados en medio de la carretera pudiendo provocar algún percance o accidente.

Te recomendamos que mantengas siempre la mitad del depósito lleno si no quieres encontrarte con este tipo de problemas, además a más combustible menor es la evaporación del mismo, por lo que también ahorrarás algo de dinero.
En nuestros centros Baldajos, te ofrecemos los mejores productos para alargar la vida útil de los filtros de tu coche, entra en nuestra web y conócelos

Escribir comentario

Programación web: ticmedia.es